Teléfono Universidad Internaciones (502) 2379-8171

Aprender Inglés, una destreza que se adquiere con actitud

5 diciembre, 2020

Por: Lic. Félix López
Departamento de idiomas Universidad InterNaciones

 

En el mundo actual se ha evidenciado la necesidad de apertura y conectividad, las fronteras y las distancias se han reducido a un clic gracias a las tecnologías de la comunicación. No es solamente algo que surge por la pandemia (la pandemia quizá lo hizo crecer exponencialmente), es un elemento que ha moldeado el estilo de vida y las prioridades de las personas en los últimos años.

A la par de esta evidente necesidad, se deja al descubierto otra necesidad, una que no es novedosa, ha estado por décadas presente, pero hoy surge con sello impostergable: aprender inglés. Aprender inglés ha sido el lema y la ambición para aspirar a un mejor trabajo, a una mejor remuneración, una ampliación del círculo de amigos o de comercio, etc. Son muchas las historias, algunas de éxito y otras de fracaso, algunas placenteras y otras tortuosas en ese camino de aprender y dominar la lengua; puesto que hay de método a método, de escuela a escuela un universo abierto, una aventura.

No importa cuál sea la corriente académica lingüística o el lugar del mundo en que se aprenda, es bueno tener en mente que, para aprender inglés, hace falta una buena actitud. ¿Cómo así? ¿Acaso no es importante afianzar la gramática, tener vocabulario amplio, conjugar bien los verbos, reconocer los pronombres y aprender frases? Pues sí, estos aspectos son importantes y forman parte del aprendizaje de la lengua, pero la actitud es clave y sin ella poco se avanzará.

En medio de estos meses de pandemia y de consecuente confinamiento, descubrí un video muy breve e inspirador, es un Ted Talk impartida por Marianna Pascal, una experta en comunicación intercultural quien sostiene que la actitud hacia el inglés es, por mucho, más importante de lo que pensamos para apropiarse y hacer buen uso de la lengua.

Pascal sostiene que el miedo por hacer una conversación perfecta en inglés no debe ser la motivación para hacer esa conversación, no se trata de hacer un discurso impecable gramaticalmente hablando o de cuántos errores cometa, se trata de saber expresar ideas de una manera en la que pueda entablar conexión con otros. Este temor puede, por el contrario, a no saber utilizar lo que sabemos (nivel de inglés alto o bajo) y dejarnos simplemente incomunicados.

Superar la idea de ser “juzgados” por no ser hablantes nativos o por no tener una gran experiencia en conversaciones; sin alarmas, sin pánico enfocados en la persona con la que deseo comunicarme. Para ello Pascal nos alerta sobre esta autopercepción de mi “nivel” siempre limitada por la “expectativa” o lo que se considera como un dominio del idioma. Pensar así, baja la confidencia o empoderamiento para aprender y, por ende, cuando hables inglés no te enfoques en ti mismo, enfócate en el otro y en el resultado que quieres. Orientarse a la claridad del mensaje para ser comprendido, al uso apropiado que se enriquecerá con la práctica.

Volvamos ahora al inicio de este artículo, a esa conectividad y apertura al mundo que la tecnología y las redes nos permiten. Según estudios mencionados por Pascal, por cada hablante nativo de inglés hay cinco no nativos, un dato realmente valioso que nos pone seguramente en perspectiva de que el esfuerzo por aprenderlo es compartido por millones de personas alrededor del mundo. Esto abre infinitas posibilidades para enriquecer el aprendizaje de la lengua, desde ver videos o películas en inglés, tanto en audio como con subtítulos, el uso de plataformas como Duolingo, la lectura de libros digitales en inglés y mucho más. Tengamos pues en mente que en este camino de aprender inglés nuestra actitud y confianza nos llevaran a desarrollar habilidades óptimas y funcionales en la comunicación y el uso del idioma.